Nueva normalidad, nueva forma de hacer ejercicio renovarse o morir ante el COVID-19

Visión de Cambio|David Razo

Por David Razo|Empresario

En muchos casos, los gimnasios y clubes tendrán que modificar completamente sus protocolos o decantarse por lo virtual

En México, la pandemia de COVID-19 ha dejado a la industria del ‘running’ sin correr y al mundo ‘fitness’ con el desafío de replantear sus formas de ejercitar a millones de usuarios y enfrentar la nueva normalidad con los decesos y contagios en aumento.

“Tenemos que reinventarnos, recuperarnos y apostar por la creatividad”

“La pandemia a todos nos tomó desprevenidos. Ahora tienen nuevos retos, quienes se dedican a la industria del ejercicio reinventarse, recuperarse y apostar por la creatividad para quienes están en el mundo del ejercicio”.

Ya que desde el segundo trimestre del año los ingresos para esta industria han sido “prácticamente cero”.

De acuerdo con expertos, el parón que ha obligado al confinamiento en casa, al distanciamiento social y a evitar actividades masivas ha impactado a más de 150 organizadores y a poco más de 100 marcas que tienen que ver con las carreras que se llevaban a cabo prácticamente cada fin de semana en la Ciudad de México y otras ciudades.

Algunas marcas han optado por cancelar los eventos y otras los han pospuesto ya que su presupuesto se ha tenido que reajustar debido a la pandemia.

Según cifras del reporte anual del Congreso Run México, se estima que en México anualmente una persona invierte entre tres mil y seis mil pesos en productos, carreras y servicios alrededor del popularmente conocido ‘running’.

La industria, de acuerdo a documentación, vale en México anualmente 35 mil millones de pesos.

GIMNASIOS EN CRISIS

Además de las carreras, la pandemia minó a otras industrias, entre ellas la del ‘fitness’, en la que se incluyen los gimnasios, los cuales desde marzo no han tenido ingresos.

“Derivado del número de meses (cuatro) que hemos estado sin operar, el 35% de clubes que abría en febrero han tenido que cerrar sus puertas definitivamente”.

El segmento de gimnasios es de los que “más ha perdido”, pues muchos han tenido que seguir pagando sueldos, rentas y otros gastos que van de la mano con la operación de gimnasios “y no tenemos ingresos”.

Esto es el reflejo de que la gente ha tomado conciencia para mejorar hábitos y luchar contra el sedentarismo, especialmente porque se ha visto que la mortalidad de la COVID-19 aumenta en personas con enfermedades crónicas y que viven con obesidad.

Con el distanciamiento social se potenció la digitalización del ejercicio, pues por ejemplo, las clases en línea que imparten los clubes tuvieron un crecimiento exponencial.

PANDEMIA DEJA APRENDIZAJES

Virar hacia la llamada “nueva normalidad” es uno de los principales retos que tiene hoy tanto la industria del ‘running’ como la del ‘fitness’ ya que, en muchos casos, tendrán que modificar completamente los protocolos o decantarse por lo virtual.

Las cadenas de gimnasios han tomado medidas de prevención para regresar a la actividad, como el control del aforo, reducción de la capacidad de las clases presenciales al 50%, el distanciamiento social entre cada máquina y ejercicio, además del uso de cubrebocas y la combinación de clases en línea con presenciales.

“Mucha gente está tomando positivamente los esfuerzos virtuales. Miles de personas regresarán a los clubes, pero también quizá lo hagan de manera virtual”.

Sin embargo, aceptan que tienen otros retos, como el sedentarismo, por ello buscan volver a llamar la atención de las personas que han decidido ejercitarse en casa, además del tema económico y la pérdida de empleo.

“Es importante que la gente crea consciencia de que los gimnasios proveen salud”.

Hagamos Nación a través de una nueva Visión de Cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *