Productos Chatarra dejan recaudación excepcional al SAT en medio de la pandemia

Visión de Cambio|David Razo

Por David Razo| Empresario

Durante la crisis por COVID-19, Hacienda tuvo una recaudación excepcional por estos productos; impuestos al tabaco y bebidas embotelladas no impidieron su alto consumo desde inicio de año

El confinamiento para evitar la propagación del COVID-19 apagó a las grandes estrellas de la recaudación tributaria de otros tiempos, como la gasolina, la cerveza y las bebidas alcohólicas; sin embargo, los cigarros, las telecomunicaciones, los refrescos y las bebidas energetizantes salieron al quite y dieron mil 841 millones de pesos más de lo programado.

En el podio de los impuestos que lograron ponerle la cara al virus se ubicó en primer lugar el tabaco labrado, que dio a las arcas del Gobierno mil 567 millones de pesos más de lo que se calculó para enero y junio de este año.

Aun cuando México está entre los países con mayores problemas de salud relacionado con el consumo de cigarros, los fumadores contribuyeron a una recaudación de 23 mil 530 millones de pesos en los primeros seis meses de 2020. Originalmente se esperaban 21 mil 962 millones.

Además de que el confinamiento pudo motivar a las personas a incrementar su consumo de cajetillas, este año se aprobó una actualización sobre la cuota aplicable al IEPS de este producto, de tal manera que fue un factor que abonó al resultado final.

Las telecomunicaciones se subieron al podio en gran medida por mayor uso de internet y telefonía móvil en la cuarentena. La necesidad de home office llevó a muchos trabajadores a elevar el uso de equipos propios y servicios de internet; los estudiantes tomaron clases virtuales, lo que impulsó la utilización de la red.

Además, la telefonía móvil jugó un factor clave para la comunicación en el confinamiento, lo que elevó el uso de datos. La información de Hacienda muestra que las redes públicas de telecomunicaciones le dieron 93 millones de pesos más a las arcas del Gobierno de lo que se calculó generar en el primer semestre.

Las previsiones estaban puestas en una recaudación de dos mil 981 millones de pesos, pero lo observado fue tres mil 073 millones.

Las bebidas saborizadas también se sumaron a los productos estrella tributarios, pese a la polémica en la que han estado involucradas por los problemas de salud en México y que se acentuaron con la pandemia.

Aportaron 39 millones de pesos más de lo esperado. En principio, la proyección era de 13 mil 736 millones de pesos, pero lograron dar 13 mil 775 millones.

Al igual que los cigarros, se actualizó la cuota del IEPS que se aplica a este bien desde el 1 de enero de 2020, factor que pudo ser un plus en la generación de recursos que dio al fisco.

Aunque su contribución a las arcas federales es menor, las bebidas energetizantes lograron dar un extra a la bolsa recaudatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *