Nueva crisis en México, pero ahora en política y lo económico

Visión de Cambio | David Razo

Por David Razo|Empresario

México, el país había llegado debilitado a la pandemia del COVID-19, porque desde el 2019 no teníamos crecimiento, no se termina por entender que el único camino para evitar estallidos sociales y bajar la pobreza, es seguir el camino del crecimiento productivo para crear más empleos.

Me pregunto y les pregunto a los expertos en la materia; ¿Cuánto tardaremos en regresar a la normalidad? Lejos de poder llamarle así, hay que ver que antes de la pandemia a tener bajo crecimiento y despilfarro de los recursos públicos. ¿Cuál será la consecuencia? Se viene una crisis social y política.

Los conocedores del tema, vaticinan que por todos los problemas que estamos pasando, la situación de la gobernabilidad, va a empeorar especialmente tras la oleada de estallidos sociales de 2019, de modo que se incrementaría la ya elevada crítica hacia las clases dirigentes.

México va a tener una crisis política y necesitará de un gobierno de coalición, que convoque a todos los partidos políticos y sectores empresariales, para ayudar a construir y salvar al país de la profunda crisis que se va a vivir.

Es necesario, es urgente un gabinete formado por los mejores hombres y mujeres con conocimiento técnico, para implementar programas para salvar la economía del país.
Los mexicanos vivimos con temor frente a la mayor crisis de salud y económica y política en los últimos años. La crisis social vendrá porque muchos micro, pequeños y medianos negocios van a cerrar y van a tener que despedir gente, también porque la economía de México tiene aproximadamente 31 millones de personas en la informalidad y será muy complicado destinarles ayuda fiscalmente hablando.

México está atravesando una crisis multidimensional; tanto en lo económico, como en lo político, moral y social, confronta radicales disyuntivas. Para explicar el origen de esta crisis, su evolución reciente y sus posibles vías de desenlace; se estudia la aceleración de la crisis desde el regreso del Partido Revolucionario Institucional a la presidencia de la república (2012) y el lanzamiento del proyecto restaurador. Se presenta la evolución y los retos estratégicos de los nuevos movimientos sociales de protesta y los posibles derroteros de la actual lucha entre la restauración autoritaria y democratización.

La sobrevivencia del viejo régimen en el contexto de una democracia electoral consolidada que atraviesa por una severa crisis económica y de derechos humanos, plantea retos analíticos formidables.
Desde mediados de 2014, México ha estado presente en las noticias internacionales por escándalos mayúsculos derivados de violaciones de derechos humanos y actos de corrupción en las más altas esferas de gobierno. Lo que parecía ser hasta entonces una historia de éxito de una tecnocracia conservadora que había logrado completar el ciclo neoliberal en México, se convirtió de pronto en un relato de horror, incompetencia y abierto desafío a la opinión pública.

Lo que tenemos que hacer, o lo que tiene que hacer el presidente, es formar un gabinete, de probidad comprobada, de conocimientos en política y de honestidad a toda prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *